fbpx
Viendo 3 entradas - de la 1 a la 3 (de un total de 3)
  • Autor
    Entradas
  • #14511
    Jairo Vladimir
    Participante

    Proséchein

    (…) Pero, recuerda, gran parte de esto no depende de ti. No depende de ti si se va el internet o la luz, si la conectividad de alguno es mala, no depende de ti las expectativas que los que solicitaron tus servicios pusieron sobre ti, no depende de ti si tu labor y esfuerzo les agrada o no, incluso, no depende enteramente de ti si algo no lo entiendes porque la memoria te ha fallado, por la novedad de la expresión, por el ruido externo que no te dejó escuchar bien… Depende de ti, en cambio, estar tranquilo ante cualquier eventualidad, prestar tu máxima atención a lo que está sucediendo y lo que está siendo dicho, re-preguntar si hay algo que no has entendido bien y, en general, dar tu mejor esfuerzo para que lo que hagas, lo hagas lo mejor posible.
    (…) Por lo tanto, tu bien radica en tener control sobre ti mismo, en no desesperarte ni cederte a la frustración, en saberte capaz de aquello que estás haciendo y hacerlo, con la máxima atención de que seas capaz. Piensa que tienes un conocimiento que te es útil, aunque no lo sepas todo. Dirás “no entendí esto, ¿me lo puede repetir?” con tranquilidad y firmeza, en lo que mejorarás y te acercarás a la excelencia. Tu bien está en recibir con paciencia las vicisitudes, buscar alguna alternativa posible, y si nada se puede hacer, no te culparás ni dejarás que tu cuerpo se tense. Tu mal, por el contrario, es el frustrarte, el entregarte a los nervios, a pensar que no puedes o no eres suficiente, que quisieras estar en otro lugar, o que lo que haces no tiene ningún sentido. Pase lo que pase, lo dispreferido irá en contra de lo deseable, pero no te perturbará, no derrumbará tu interior, no puede destruir tu temple. Por tanto, ahora díte: “Sé lo que puedo, lo que ahora controlo, y toda mi atención está en ello; nada que quepa en mis manos dejo escapar; y, con todo, no tengo aprehensión ni tensión, estoy calmo y contento de participar en esto, sin esperar recompensa ni temer reprimenda”.

    Evaluación vespertina

    Pasó lo preferido en su mayoría, y muy poco de lo dispreferido, pero tu espíritu lo afrontó sin turbaciones. Mas no dejaste a momentos de ver el reloj, preocupado por tu otra cita, y en breves instantes asomó en tu alma, aunque muy tenue, el deseo de no estar ahí. (…) Tampoco pudiste evadir del todo pensar en la consideración de los demás, cada tanto mirando de soslayo a ver si aprobaban o desaprobaban tu labor (…). En general, pudiste haberte desprendido de esa esperanza y ese estar pendiente del juicio de los demás, libre de esa carga, tu experiencia habría sido más plena.

    #14513
    Gabriel Schutz
    Superadministrador

    Muy buen primer trabajo, Jairo, ¡felicitaciones!

    Hay muchísima claridad, firmeza, determinación en el tono de las líneas y tengo la impresión de que la segunda persona te ha quedado cómoda.

    En lo que toca a la anticipación, me parece impecable y no tengo nada que comentar.

    En cuanto a la evaluación vespertina, es importante, como dice Séneca, no ser excesivamente severos cuando detectamos algo en lo que fallamos o no fuimos cabales. Ya lo has identificado, estás haciendo lo que corresponde, puedes también encontrar satisfacción en esto. Si hubo ligeras zozobras, no hay por qué lamentarse. Apenas estás comenzando a establecerte en un modo de concebir las cosas y toma cierto tiempo hacer de ellas un hábito totalmente robusto. Yo diría que, para ser tu primera experiencia en este sentido, fue realmente extraordinaria. Te felicito una vez más.

    #14515
    Jairo Vladimir
    Participante

    ¡Muchas gracias por tus comentarios Gabriel! Seguiré trabajando entonces en mis ejercicios, teniendo en cuenta lo que señalas respecto a la evaluación vespertina. ¡Saludos!

Viendo 3 entradas - de la 1 a la 3 (de un total de 3)

Debes estar registrado para responder a este debate. Login here