fbpx
  • Este debate tiene 2 respuestas, 2 mensajes y ha sido actualizado por última vez el hace 4 años por LauraR.
Viendo 3 entradas - de la 1 a la 3 (de un total de 3)
  • Autor
    Entradas
  • #13387
    LauraR
    Participante

    ¡¿Que hiciste qué?!” Exclamé “No, no puedes, sólo dí que queda cancelado… ¿qué quieres decir que no es posible?” Beep-Beep-Beep Ávalon acordó una cita a ciegas. La estadía en Sátago se había alargado debido a la tormenta de arena. Se supone que debía ser divertido. “Esto no puede estar bien… ¿bien? ¡bien!” Lancé el dispositivo comunicador a los cobertores. Cita a ciegas, con un extraño (que él conocía pero yo no, nada justo). La idea causaba incomodidad en mi ya de por sí obsesivamente organizada vida.
    El gran problema era que pareciese no poder hablar el mismo idioma que aquellos. Todos parecían estar bien conectados entre sí, entenderse, cumplir con sus metas tan naturalmente como sale el Sol cada día, como sube y baja la marea, como respirar… pero para mí, sentir el peso de aquel esfuerzo inútil llegaba a ser desgastante… efímero, absolutamente inesencial y poco importante, nimio… mientras otros pixies escalan de estatus social y libran sus propias batallas como verdaderos héroes, con aventuras y exploraciones.
    En cuando a mí, he terminado de diseñar varios autómatas, aquel pulpo mecánico para pescar más eficientemente es el que no rinde progreso. Las máquinas no tienen que saber que están rotas, porque o son desechadas o reparadas y no depende de aquellas, ¿pero qué tal nuestras almas? ¿cómo saber que está rota? y ¿qué está roto? ¿por qué no funciona? ¿cómo hacer para que aquellas comience a hacerlo? Sentir esa incapacidad de no poder repararme a mí misma era lo que me llevaba a la desgana. Para qué seguir haciendo cosas si de todos modos saldrán mal. Así que Ávalon me dijo que era demasiada filosofía y lo mejor sería divertirse un rato (es decir, que él se divierta un rato, y pasar el tiempo en otra cosa, como acordando sin mi consentimiento una cita a ciegas).
    Muchacho apuesto, porte atlético, sonrisa carismática, voz linda, atractiva, tranquilizadora… “Hola, ¿Tú eres Stella? Por fin nos conocemos, Ferax, de Pagus”. (Ávalon me había acordado una cita con un FAUNO!!!) La situación me hizo reír mucho, pero resistí para bien, no quería incomodar a mi interlocutor. Hermosa piel morena, cabello un poco rizado y alborotado como los faunos, con hermosas facciones bien marcadas, caminando firmemente con la espalda recta. Sus ojos, como los de todos los faunos, con aquel bello aspecto soñador, como si siempre mirasen a las estrellas, a la eternidad… sus cuernos ensanchaban por el medio, formando una ligera curva hacia atrás y elevarse en punta sobre su cabeza y hacia el cielo, muy inusuales. “¿Stella?… ¿o me equivoco?… ¿está todo bien? Un gusto en conocerte” repitió. “Tus ojos son bonitos ¿sabías? los ojos de los faunos son mis favoritos, es decir, que me gustan, digo, me parecen lindos…Lo siento” Le dije. Dejaría entonces que Férax hablase mientras actúa aquel poder hipnótico, me sentará bien, “y luego podemos cada quién regresar a lo suyo…” me dije, acordando un plan conmigo misma “bien”. “Ávalon me contó que has estado trabajando en el taller” dijo Ferax, después de acomodarse en un sillón más amplio de una mesa del interior, igual de vacío que afuera. “Así es, te hace recordar tus raíces… mi infancia, buenos momentos, la vida en Tantillia…” (aldea de pixies). El fauno continuó “Y dime ¿por qué decidiste unirte al voluntariado del Imperio?”
    …¿por el bien del Imperio?, ¿por necesidad? Respira… “Yo… de verdad deseaba… mejorar mis habilidades. Ser una gran artesana. Siempre hay trabajo.” La vida del campamento… qué nostalgia. “Todos aquí han de estar fascinados del honor de aprender de tí”… Aquella idea simplemente no encaja. Cambio de tema “¿y tú, Férax? Ávalon no me ha dicho quién era mi cita…” Lanzó una pequeña risa. “Lo siento, es cierto. Soy entrenador personal. De los competidores locales, después de bastantes años sabes cómo ganar ventaja incluso en las más cerradas carreras…” Férax hablaba de las carreras entre faunos, eso explicaba su porte. “Fantástico”.
    “¿Qué crees que habita más allá de las estrellas? ¿has soñado con ellas? Los faunos pueden predecir el futuro al soñar.” Pero Férax rió, de nuevo, “Sólo son cuentos para niños, nunca he soñado nada inusual”. Se le veía molesto, se quedó pensando “Cuando murió mi bisabuelo, en verdad sentí esa confusión existencial por mucho tiempo, hasta que encontré la respuesta en la meditación, desde entonces no me pasa”. No entiendo lo que ese fauno acaba de decir. “Disculpa yo, el… ¿qué? ¿no quieres una ensalada? Mesero” El fauno aceptó. Parecía más relajado. “Stella, ¿no has pensado en ponerte en forma para participar en las Competencias de Verano? creo que puedo ayudarte”… “¿Te vas a comer eso? ¿puedo comérmelo yo? gracias. Por ahora estoy ocupada, creo que esos asuntos son para expertos, en realidad no estoy interesada… gracias”.
    Pero la cita no terminó tan mal. “Bueno. Te parecerá extraño pero, uno de mis primos lejanos es un pixie, me ha venido a visitar a Sátago y está muy interesado en aprender runas a la perfección, quiere ser artesano y seguramente le podrás ayudar… sólo que le prometí que sería atención exclusiva, de la mano de un experto artesano, y me encantaría que fueses tú” La sonrisa del fauno parecía forzada, pero con deseos de ser sincera, aquella tranquilidad en sus ojos “Me encantaría. Oye yo no quise ofenderte, en verdad me sorprende la magnífica condición de los de tu clan, y sé que son increíblemente hábiles para correr, los admiro, pero demanda muchísimo tiempo, volar es más cómodo, y, tal vez sí requiero un poco de actividad”. El fauno le respondió con una sonrisa, pero ya no se habló de nada más.
    Y aquel primo lejano de Férax fue después otro amigo lejano, luego algún chismoso que se enteró de la exclusividad. De pronto, tuve en la fila a varios prospectos a maestros artesanos, ansiosos por recibir instrucciones y deseosos de sufrir y hacer todo lo necesario para volverse los mejores. Era fantástico. Como magia, por fin el destino me aceptaba y comenzaba a funcionar.

    999 palabras
    La historia original tiene un poco más de distintas perspectivas, sólo que no me alcanzó el espacio x: Hace poco me pasó algo así… narro en la perspectiva en un personaje ficticio alado, como un hada, que representa más o menos cómo me sentí, y cómo se resuelve el problema (100% real) Y los faunos son, pues… faunos.
    https://faunsfablesandtales.blogspot.com/2020/06/cita-ciegas-stella.html

    • Este debate fue modificado hace 4 años por LauraR.
    • Este debate fue modificado hace 4 años por LauraR.
    #13408
    Gabriel Schutz
    Superadministrador

    Tengo la impresión de estar en una escena de dating dentro de la saga de VIAJE A LAS ESTRELLAS (serie que yo no he seguido, pero de la que tengo noticia por un amigo es absoluto fan y me relata constantemente cosas de ella, como si fuese su Biblia personal). Es cierto que, como dices en tu acotación final (y te agradezco un montón que seas rigurosa con la extensión, porque a veces tengo muchos textos que leer y, aunque lo disfruto, puede resultar por momentos difícil hacerlo manteniendo la consigna de responder dentro de las 48 horas posteriores a la recepción del texto), como dices en tu acotación final, decía, quizá faltaría incluir algunas otras perspectivas, sobre todo bajo la posibilidad de utilizar varias primeras personas, pero eso si nos atenemos a la idea estricta de seguir la consigna del ejercicio. Aquí se trata de mover a las personas a escribir, y si a ti te dio ocasión de escribir esto (o traer a colación esto que ya habías escrito en otro lugar), está bien.

    Lo que encuentro más interesante y meritorio del texto es que, incluso sin tener contexto, sin saber de pixies (salvo, claro, de la gran banda homónima) ni de faunos, en el sentido en que el texto los presenta, ni de Sátago o Pagus, el diálogo es vívido, sobre todo el diálogo que tiene Stella con ella misma, entre lo que piensa y lo que dice, su nerviosismo, su atracción por Férax, sus acuerdos con ella misma, y lo que efectivamente alcanza a explicitar (que sería lo que se deja ver desde la perspectiva de él). Todo eso está muy bien representado y quizá es aquí donde tú ves las dos perspectivas, más que en distintos personajes: una perspectiva interna, representada por monólogos interiores (logrados) y otra perspectiva externa, donde se ve “desde fuera” el encuentro, la interacción entre los dos, a partir de sus palabras y acciones. Ese contrapunto (un recurso en música, pero también en literatura, donde, por así decir, puede haber un juego de contrastes entre dos líneas narrativas) está muy bien hecho y logra un efecto de complicidad con ella, con Stella, y hasta de comicidad. En pocas palabras, aunque seguro me perdí de muchas cosas, por falta de contexto, disfruté del escrito, estuve allí, en esa cita a ciegas, más del lado de Stella que de Férax, lo que fue, en cualquier caso, muy agradable.

    #13436
    LauraR
    Participante

    Es cierto! Tenía que ser escrito con varias primeras personas… Lo siento mucho x:
    Sólo consideré que distintas razones del ser de las otras cosas darían esa perspectiva. Gracias, qué bueno que le gustó.

Viendo 3 entradas - de la 1 a la 3 (de un total de 3)

Debes estar registrado para responder a este debate. Login here