fbpx
Viendo 2 entradas - de la 1 a la 2 (de un total de 2)
  • Autor
    Entradas
  • #15848
    Jorge Meléndez
    Participante

    Trabajar mis representaciones es una labor que en verdad me ayudó a conocerme un poco más. Ya que tengo un carácter colérico, lo primero que hice fue preguntarme sobre las representaciones que más me afectaban. No fue necesario buscar mucho: descubrí que las acciones que me parecen sin sentido activan en automático un juicio negativo que nubla mi capacidad. Para trabajarlo, me pregunté el motivo por el que permitía que acciones independientes a mí me perturbaran. Desde antes, tenía la consciencia de que eran situaciones ajenas a mí y a pesar de ello, me enganchaba. Siempre he sentido que tengo la obligación de ser justo con los demás me agraden o no, pero pierdo la objetividad cuando una vez razonada la situación la balanza se desequilibra. Después de reflexionarlo varios días, leer mi diario un par de veces por la mañana y otro par por la noche, descubrí que debía soltar al mundo exterior y trabajar en mi interior, que mi conflicto con los otros comenzaba conmigo mismo. Desde ahí, las acciones han dejado de ser buenas o absurdas y por lo tanto no me afectan. Siento que he dejado atrás un peso que quizás arrastraba hace mucho tiempo. Antes, pasaba el tiempo recordando cosas que he vivido y que me hubiera gustado se desarrollaran de otra forma, eso me causaba una predisposición a la molestia e intolerancia. Hoy entiendo que de nada me sirve ese juego tortuoso en el que repaso una y otra vez la misma escena, «el pasado está para aprender de él, no para cambiarlo».

    #15850
    Gabriel Schutz
    Superadministrador

    Es magnífico leer esto. La cólera y sus especies (animadversión, irritabilidad, rencor, etc.), se originan en el juicio de haber recibido un daño injusto y doloso. En su versión más ortodoxa, el estoicismo rechaza la posibilidad de que algo externo pueda dañarnos (y el pasado es, también, un asunto externo) y una buena comprensión de esto conduce, necesariamente, a desechar el juicio que origina la cólera. Tengo la impresión de que esto es lo que pudiste ver con claridad. Ahora es preciso mantener la mente en esta lucidez, pues el hábito que has creado a lo largo de los años va en la dirección contraria y un solo golpe de lucidez no siempre basta para desmantelar lo que ha sido abonado durante toda una vida (aunque a veces la lucidez es tan rotunda que puede bastar, pero es infrecuente).

    Bravo, Jorge. Que sigan los logros.

Viendo 2 entradas - de la 1 a la 2 (de un total de 2)

Debes estar registrado para responder a este debate. Login here