fbpx
Viendo 2 entradas - de la 1 a la 2 (de un total de 2)
  • Autor
    Entradas
  • #10115
    Bernardo Schutz
    Participante

    Quiero aclarar que no he escrito todas las mañanas mi hypomnémata. Aunque lo expuesto en el curso me ha hecho meditar bastante sobre mi propia muerte,
    El concepto de los estoicos de impermanencia y su concepción cósmica del cambio me pareció muy acertado, dado que ese cambio se produce en en toda la naturaleza ,tambien la vida y la muerte son parte de esa impermanencia. Me pareció muy agudo el concepto que nuestro tiempo cambia en forma constante por lo cual estamos muriendo en cada instante y por ello hay que vivir el presente en forma intensa y lúcida porque no se repetirá y además puede ser el último momento de vida, en sentido literal.
    Por mi edad me he planteado muchas veces mi propia muerte. Tenía respuestas intuitivas y no podria decir que ésta me angustiara especialmente .Yo hago una actividad física casi todas las mañanas, y desde hace unos meses me digo gracias (no se a que o quien) cada vez que voy al club. .Estoy teniendo conciencia del presente. Ahora no sólo agradezco la posibilidad de ir al club a hacer deporte, sino que aprecio mucho mas todas mis relaciones . Con mi esposa , trato de percibir mas sus valores y sentimientos y apreciarlos para afianzar mas nuestra relación. ,Trato de acercarme mas a mi hija y tener mas momentos con mis nietos, así como pasar buenos momentos con amigos,y cultivar la muy buena relación con mi hijo y tratar de conocer mas a mi nieto que está con mi hijo en el extranjero. Me importa la salud de un amigo en el exterior y a traves de otro amigo trato de estar informado permanantemente. La sensación de impermanencia y el cambio constante del tiempo. se me hace muy importante en mi relación con mis hermanos que están e el exterior y trato de comunicarme asiduamente con ellos por videoconferencia para estar mas cerca y idisfrutar con ellos el aqui y el ahora. En general estoy tomando conciencia de ser positivo y amable, de dar un buen consejo si me lo pìden, de sentir placer de hacer algo bien sin pedir nada a cambio y reforzar las relaciones con mi familia y seres queridos.
    Mi muerte como tal no me perturba, se que está ahi y se puede producir en culquier momento, lo que si me inquieta es tener una larga y dolorosa enfermedad , pero ya se que no depende de mi, Tambien me preocupa hacer sufrir a mis seres queridos y ser una carga para ellos y a pesar que no depende de mi pienso que es lo que puedo hacer al respecto.

    #10116
    Gabriel Schutz
    Superadministrador

    Muchas gracias por tus líneas, Bernardo. Me alegra ver que las ideas estoicas sobre la muerte te resultan acertadas e inspiradoras, y que los años te han sensibilizado con respecto a las cosas fundamentales de la vida, quizá, precisamente, por estar más sensibilizado con respecto a tu propia muerte.

    Según entiendo, has asumido con aplomo tu finitud, pero lo que te resulta perturbador es el escenario de una enfermedad dolorosa. Sobre este asunto, los filósofos antiguos reflexionaron tenazmente. Epicuro, en cierto modo un “rival” de la escuela estoica, si bien sus ideas son sumamente afines, decía que la vida se veía empañada por cuatro grandes causas de perturbación, los deseos vanos y tres tipos de miedos: el miedo a la muerte, el miedo al dolor y el miedo a la represalia de los dioses. Para cada uno de estos cuatro padecimientos daba un “remedio”, por eso se le conoce a esto como el “cuádruple phármakon” epicúreo. En relación al dolor, decía algo que, a veces, en español, se pone a modo de adagio: “Si largo, leve; si agudo, breve”. Es decir que, en relación al dolor, hay forzosamente un aspecto tolerable, porque un dolor largo y agudo al mismo tiempo es intolerable y te mata, mientras que los dolores, en general, si son agudos, resultan breves, y si son duraderos, leves, o al menos tolerables. Epicuro exhortaba a atender el aspecto tolerable. Marco Aurelio tiene una cita que es casi igual, y ésta es también la posición estoica: reparar en el lado tolerable de las cosas. Pero los estoicos van un poco más allá y dicen que, cuando hay algo francamente intolerable, al punto que obnubila el albedrío, entonces, dice una fuente (Diógenes Laercio): “el sabio se apartará razonablemente de la vida”. En otras palabras, en circunstancias extremas, los estoicos consideran que la alternativa racional es darse muerte en un acto soberano. Esta posición puede resultarnos chocante, porque para el judeo-cristianismo la vida es un bien en sí misma (el judaísmo condena enfáticamente el suicidio, al punto que las lápidas de los suicidas acusan el corte que ellos mismos se han inflingido y están apartadas del resto de las lápidas). Pero para los griegos, desde Sócrates, la vida como tal no es un bien en sí misma: sólo la buena vida es un bien. Séneca lo postula con su claridad meridiana al decir algo así como: “La vida no es buena ni mala, es el ámbito del bien y el mal”. Espero que estas líneas te sean provechosas. Saludos.

Viendo 2 entradas - de la 1 a la 2 (de un total de 2)

Debes estar registrado para responder a este debate. Login here