fbpx
  • Este debate tiene 2 respuestas, 2 mensajes y ha sido actualizado por última vez el hace 2 meses por AnaKoretaAnaKoreta.
Viendo 3 entradas - de la 1 a la 3 (de un total de 3)
  • Autor
    Entradas
  • #15855
    AnaKoretaAnaKoreta
    Participante

    Estoy tratando de entender porqué me llaman así, espectro sutil. ¿Acaso porque soy un halo de formas imprecisas? Deambulo por los rincones mascullando frases no dichas, imaginando encuentros no vividos. Yo no soy ella, pero habito dentro de ella, como roedor me escondo y busco en sus esquinas la mugre acumulada de siglos para removerla. Se oye el castañear de mis dientes, la prisa de mis patas, mis uñas rascando. Una vez más hay que sacar la mugre, ñam, ñam, ñam, ¿Espectro sutil yo? ¡bah! ñam, ñam, ñam. ¡Vamos aquí sigue sucio!
    _¿Dónde me cabe tanto delirio?

    Me escondo hasta en sus sueños. ¿O son los míos? Estoy tratando de definirme, ¿un espectro? ¿de qué estoy hecho? Ella me deja sentir a través de su piel, mirar a través de sus ojos, y yo empiezo a rebotar de un lado a otro de su cabeza, pin-pon, tic-tac, ñam, ñam. Si puedo decir que tengo un tono sería “infidelidad”. Soy hábil para que ella sea infiel a sí misma todo el tiempo. Blanco es el comal de hierro que se ha quemado tanto hasta desaparecer las cenizas de las cartas escritas a sus amados.
    _Me vi en un barco atravesando el canal del sur.

    Es muy fácil habitarla, basta la luna llena, un cambio hormonal o que caiga lluvia por la tarde para que yo dance con ella. Fácilmente la embriago de nostalgia y es capaz de hacer tronar el cielo y dejar caer tremendo vendaval.

    _No conviene tomar decisiones importantes en estado de embriaguez de nostalgia.

    Tengo aroma a desdicha. Vivo y existo mientras ella exista, aunque si ella dejara de existir, yo seguiría existiendo, ¿Perenne e impermanente soy? Sí, jijiji, me gusta reír enseñando mis dientes carcomidos de viejo. Tengo tantos rostros como aristas tiene una piedra volcánica, así de antigua soy. Soy femenino y masculina, pero no tengo sexo, aunque también habito en su sexo, ñam, ñam ¡qué hambre me ha dado!

    _A veces me gusta diluirme en la multitud para pasar desapercibida, pero percibo que todos nos sentimos auténticos, y así caminamos por el mundo. Si mirara desde arriba un ojo extraterrestre, nos vería exactamente iguales, la autenticidad diluída en una masa de puntos oscuros moviéndose en direcciones establecidas.

    Ella se cree la más auténtica de todos sólo porque percibe eso, al oído le susurro “eres única, especial”, siente que la observan y le aplauden.

    _No hay personas tóxicas, sólo experiencias y personas que nos devuelven una parte de nuestro rostro, justo ahora, mirando al indigente, el rostro de mi propia miseria.

    Trash, trash, trash, aquí estoy recogiendo lo poco que tengo, no quiero tirar nada, ¿Con qué me quedaría? Hasta la basura es una riqueza invaluable, ¡mi tesoro! Hasta la miseria más vil de afuera, refleja la miseria más vil de mis adentros.

    Y es en este momento cuando nuestras voces se encuentran y ambos nos miramos de frente:
    _¡Lloviendo me mojo!
    _¡Yo viendo me mojo! ¡Vamos al lago a arrojar espectros! También nos gusta nadar en el fondo y en la superficie del lago.

    He decidido decir no al eterno retorno de lo mismo, he mirado los efectos de hasta dónde han llegado las piedras que arrojé al lago, ondas expansivas que atraviesan la tierra, el efecto mariposa de un capullo rabioso de salir. Gracias espectros por dejarme ver quién no soy yo. Los he arrojado al fuego como queriendo arrancarme una vieja piel que quema, lo siento. Los dejo reposar ahora en las aguas sagradas de la tierra, ya no más ondas expansivas de recelo destructivo, ya no más hambres de reconocimiento y poder. Me contento con reconocerme y ser fiel al amor a mi misma.

    He sido como tu segunda piel, pero así soy yo, una segunda piel nada más, diluida en el Yin y el Yang, ¡vaya simbiosis eterna! No se espanten de mirarme de frente, ni de que duerma a su lado todas las noches. A veces sólo quisiera descansar en mi lecho original. ¡Que llueva, que llueva, la virgen de la cueva!, ¡que llueva, que llueva, el santo de la hueva!
    _Gracias.
    _Gracias.

    • Este debate fue modificado hace 2 meses, 1 semana por AnaKoretaAnaKoreta.
    #15866
    Gabriel Schutz
    Superadministrador

    Qué buen texto, Ana, qué precisión, qué elegancia, qué fino humor, cuántas imágenes de ese roedor y qué exacta es la idea misma del espectro como algo que roe y corroe por dentro. Has hecho un fino estudio de tus espectros, no sólo de sus modalidades, como el espectro de la nostalgia o el de la vanidad, sino también de sus mecanismos, de su vida y su sobrevida y has en cierto modo decretado el haberlos visto y arrojado. Bravo, te felicito por este magnífico texto. El único recaudo a considerar es que el empeño que has puesto en lo literario, que es notable y hermoso, no haya disminuido un ápice la potencia de la exploración. Quiero decir con esto que tengas cuidado de que lo literario no te desvíe del propósito original de los ejercicios. No parece ser el caso, pero por las dudas lo señalo.

    #15871
    AnaKoretaAnaKoreta
    Participante

    Gracias Gabriel por la retroalimentación, me viene bien esa observación para tener cuidado. Tu percepción atinada, si bien mi atención sigue puesta en el acecho continuo de este roedor, pude reconocer al escribir, dar forma y “pulir” el texto compartido la presencia de otro espectro: la obsesión por la perfección para ser reconocida.

    Esto me hace reflexionar que el acecho de los espectros “debiera” ser casi como una práctica diaria de limpieza de nuestra manifestación como humanos; e incluso que la manifestación literaria o todo tipo de expresión creativa, necesita “limpiarse” de los espectros que también quieren salir a escena y que danzan todo el tiempo alrededor de nosotros.

    Gracias Gabriel por acompañar y dar luz a lo que se oculta a nuestros ojos, ¡gracias!

Viendo 3 entradas - de la 1 a la 3 (de un total de 3)

Debes estar registrado para responder a este debate. Login here