fbpx
Viendo 4 entradas - de la 1 a la 4 (de un total de 4)
  • Autor
    Entradas
  • #12205
    ALBERT
    Participante

    Lunes 02 de Marzo 2020

    Estoy muy consciente del momento y lugar que me sorprendió, y puedo decir me asusto el ruido de unos aviones.

    Durante mi caminata diaria alrededor de las 7:00 a.m., de repente me envolvió el ruido tan peculiar de los STARFIGHTERS, cazabombarderos Americanos de la Segunda Guerra Mundial.

    Este sonido despertó en mi centro de recuerdos que causaron estos Starfighters durante los últimos años del conflicto. Casi a diario sonaban las sirenas que indicaban que se tenían que apagar las luces y prepararnos con nuestros abrigos para ir al bunker.

    Casi puras mujeres con niños llenaban este lugar de protección antiaéreo, me acuerdo de las caras con expresión de miedo y angustia, recuerdos que si se me grabaron para siempre.

    Ahora, ¿qué tiene que ver esto de los ruidos de los Starfighters de esa mañana en Cuernavaca?. Este día de 1988 se iba a inaugurar el Aeropuerto de Tetlama. Como espectáculo invitaron a estos Starfighters.

    Este espectro instalado en mí durante años, trajo de nuevo los recuerdos de los cientos de aviones que en su camino de destrucción iban a la Ciudad de München, con el sonido tan particular que envolvía a todos nosotros dentro del bunker.

    Martes 03 de Marzo 2020.

    “Sei still und sag nichts.” Cuando había una diferencia de opinión, algún pleito con los niños de los vecinos, o en la escuela, el consejo de nuestra mamá casi siempre decía: “Calla y no digas nada.”

    He reflexionado muchas veces sobre esta expresión por parte de mi mamá. También he relacionado las circunstancias en las que vivíamos. Mi mamá sola con nosotros tres. La guerra en su apogeo. Ninguna noticia de nuestro padre, porque lo obligaron a ser soldado y lo mandarán a algún frente.

    Yo no lo conocía, solamente me podía hacer una imagen de lo que me contaba mi mamá. Por lo mismo me siento muy afortunado hasta el día de hoy de haber tenido a esta gran mamá.

    Nunca pasamos hambre, ella dedicaba gran parte de su esfuerzo a nuestro sustento con su atención y cuidado a la cría de conejos, gallinas, patos y hasta chivos. Aparte durante el verano sembraba verduras y papas.

    Todo este cariño a nosotros y la inmensa entrega a las labores para mantenernos sanos, le reconoceré para siempre.

    Miércoles 04 de Marzo

    Platicando con el taxista en el tramo de Tlaquepaque a Guadalajara…

    Después de hacerle unas preguntas me dice: “le escucho cierto sonsonete, pero para gringo no me gusta.”

    Estas situaciones similares he experimentado regularmente. Ahora que deseo encontrar la relación con los espectros formados, por la diferencia de ser, de hablar, de verse. Todo se vuelve mucho más complejo, más interesante. Acepté estas observaciones siempre y de buen animo con un reconocimiento hacia la otra persona por su sensibilidad por registrar las diferencias.

    Estos momentos me han hecho más sensibles, más atento para comportarme lo más natural, interesándome por la otra persona.Puedo decir que estoy atento, consciente de estas vivencias sin experimentar algún sentimiento de rechazo, ofensa, dolor o estar fuera de la armonía de los demás.

    Ahora que el tema central es sobre los espectros, entran dudas, confusiones a mi mente… “Que bueno”

    Jueves 05 de Marzo

    Hace mas de 20 años durante un desayuno, con el doctor Adan en el VIPS de Cuernavaca, salió el tema del orden en todo lo que hacemos.

    “Mira” me dijo, todo es muy fácil si sigues esta regla…”UN LUGAR PARA CADA COSA Y UNA COSA EN SU LUGAR”.

    Curioso lo que paso en mí. Primero no le presté atención, luego a los pocos años mande hacer un letrero. Lo coloque en la entrada de mi oficina y la detecto cada vez que voy.

    Me descubro muchas veces de usar esta idea para colocar las cosas que tomo con mis manos, después de utilizarlas otra vez en su lugar.

    Puedo observar como entra en mi una emoción de bienestar, de haber seguido una regla natural. Digo natural porque si observo mi cuerpo, es un perfecto organismo, cada órgano esta en su lugar especifico, en una línea de continuidad que puede funcionar para producir energía y así sostener la vida.

    “Este espectro me gusta, que bueno que se ha instalado en mí”

    #12224
    Gabriel Schutz
    Superadministrador

    Cada vez que hay un espectro es porque hay algo “inflamado” que no termina de regresar a su lugar. En este sentido, tu texto sobre la historia de aquella consigna, “Un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar” es, precisamente, la condición que evita el surgimiento de algún espectro. Los espectros son más bien manifestaciones inarmónicas, algo que no está en su lugar, una fantasmagoría, una proyección, una ilusión que surge y, de manera inadvertida, nos toma por asalto. En términos más psicológicos, es la silenciosa acción de una huella o un condicionamiento inconsciente.

    Esto lo encuentro en tu texto mucho más en los primeros dos apartados que en los últimos, aunque en el tercero está latente la posibilidad, pero aún no la desarrollas. Me refiero al espectro que tenemos siendo extranjeros. A veces esa extranjería se enfatiza de un modo desmesurado, a veces, por contraste con el país en el que vivimos, en este caso México, nos sentimos más de aquel otro lugar (Alemania en tu caso, Uruguay en el mío), y enfatizamos con cierta afección nuestra alemanidad/uruguayez: eso es justo el espectro, esa afectación. Es un asunto vasto, merece la pena ser investigado.

    Pero, como te decía, identifico más claramente espectralidades en las dos primeras secciones de tu texto. El asunto con los espectros (y en general con este taller) es que te permitan cuestionarte profundamente. El sonido de un avión, despierta una memoria en ti, una memoria hostil, adversa, de un tiempo duro. ¿Qué queda de todo eso en ti? Ahí está el espectro: algo que, sin ser ya, sin estar ya presente, sobrevive en nosotros. ¿Qué sobrevive en ti? No me refiero a las escenas que vienen a tu mente, eso lo dices con claridad. ¿Qué de todo eso que te tocó vivir, de la guerra, de los búnkers, aún sigue en ti, aún condiciona cierto modo de ver o interpretar las cosas o las personas, o incluso condiciona, eventualmente, modos de actuar? ¿Puedes identificar algo de esto? De eso se trata identificar al espectro. Si la palabra te resulta confusa, llámale huella, condicionamiento, es igual.

    Y lo mismo, exactamente lo mismo, vale para la expresión, tan elocuente, que inicia la segunda sección de tu texto: “Calla y no digas nada”. Dices que has reflexionado mucho y parte de esa reflexión está orientada a comprender las circunstancias de tu mamá. Pero tú, la persona que escribe, Albert, ¿qué efecto tuvo en ti esa frase, dicha, quizá repetidamente, por tu madre? Ahí está el espectro, no en tu mamá. ¿Te has callado y no has dicho nada en los pleitos o en los disensos? ¿Te has rebelado contra esa consigna de silencio, hablando quizá de más? ¿Cómo ha afectado en ti eso? ¿Qué huella ha dejado?

    Si quieres, si puedes, escribe sobre esto que te sugiero en los dos primeros escenarios. Deja que la pluma fluya sin censuras, investigando todo esto. Puedes llegar a lugares interesantes. Y si lo deseas, envíamelo aquí. Te leeré con mucho gusto.

    Estoy aquí para apoyarte.

    #12252
    ALBERT
    Participante

    Gracias Gabriel, por tu oferta de ayudarme a profundizar sobre las huellas del silencio, instalado en mí.

    Me interesa saber más de ello. Te lo agradezco.

    Saludos.

    Me preguntas, ¿Qué efecto tuvo en mí esta frase, dicha quizá repetitivamente por mi mamá?…

    Ahora sí, poco a poco llego a comprender el termino “Espectro”.

    Todas estas manifestaciones inarmónicas, fantasmagóricas, una proyección, una ilusión que surge, de manera inadvertida, que me toma por asalto.

    Sí, en momentos inesperado me invade como una pesadilla real, la vivencia de recuerdos que es como un juicio interno con el tema, me invaden las preguntas: ¿Porqué no te has defendido?, ¿Porqué no le has expresado tus razones? ¡Te están utilizando y les sigues sirviendo!.

    Les has producido resultados fantásticos durante 25 años, y luego te querían vender como un futbolista.

    En este momento, opté por retirarme de esta empresa y empezar mi propio negocio.

    Esta situación se repite en mí, en momentos inesperados. Todavía durante 40 años me duele.

    #12253
    Gabriel Schutz
    Superadministrador

    Gracias a ti por la confianza, Albert. Me alegra que hayas ido más lejos. El asunto ahora es que, de alguna manera, has empezado a hacer consciente ese tipo de espectros, los silencios, la indefensión; sabes que, quizá, en situaciones de opresión, pleito, etc., en lugar de responder con total naturalidad, puedes estar condicionado a callar. Ya lo estás concientizando y ése es el primer paso (no el último) para que el espectro ya no te domine, ni mucho menos te duela; o en la metáfora de Blake, para tirar el espectro al lago. Una buena posibilidad para seguir trabajando es que revises si hay alguna situación de tu vida, hoy, actualmente, en la que ése o algún otro espectro te esté condicionando y limitando. Puedes, por supuesto, escribirlo o puedes simplemente detenerte a considerarlo. ¡Qué libertad cuando logramos desasirnos de todo eso y actuar de manera totalmente espontánea!

    Sigo aquí para ti.

    • Esta respuesta fue modificada hace 2 años, 8 meses por Gabriel Schutz.
Viendo 4 entradas - de la 1 a la 4 (de un total de 4)

Debes estar registrado para responder a este debate. Login here