fbpx
Viendo 4 entradas - de la 1 a la 4 (de un total de 4)
  • Autor
    Entradas
  • #13205

    Voy a entrar al portal del banco y sé que, como en otras ocasiones, tendré problemas para acceder. Respiro y recuerdo que, sobre todo, lo que quiero es no perder el control, la paz, mantenerme imperturbable ante lo que ocurra. Recuerdo que no puedo controlar las cosas externas: el portal del banco. Pero sí mi conducta moral, que es lo que sí depende de mí. Elijo comportarme de manera virtuosa, no permitir que eso me haga perder el control, porque ahora sé que, si respondo de manera automática, en lugar de hacerlo con consciencia, el mayor o único perjudicado seré yo. Lo único que ganaré con ello es frustración y enfado y eso hará más difícil lograr mi objetivo. Al recordar esto respiro tratando de relajarme y de mantener la calma. Voy a llamar al banco y voy a pedir ayuda si hay problemas. Sé que esto también puede traer dificultades si no logran darme una solución. Trataré de mantenerme ecuánime y no permitiré que el enojo, la frustración, la desesperación me rebasen. Si después de intentarlo una o dos veces no da resultado, me daré un espacio retirándose, para tranquilizarme. Después de media hora lo volveré a intentar nuevamente. Me recuerdo a mí mismo que: el objetivo instrumental no depende de mí. El objetivo moral siempre depende de mí.
    ¿En quién me quiero convertir en esta experiencia?

    #13210
    Gabriel Schutz
    Superadministrador

    Muy buen texto, Luis. Muy claros los razonamientos, muy bien aterrizadas las distinciones fundamentales y muy oportuna la situación -la desagradable situación- que elegiste.

    Esta primera semana ofrece las herramientas más elementales, pero en tu texto se ve claro que pueden volverse operativas de inmediato.

    Me interesa saber cómo te funcionó esta anticipación. ¿Pudiste mantener la ecuanimidad a lo largo del trámite bancario? ¿Quién fuiste durante esa experiencia?

    #13233

    Hola Gabriel. Pues sí funcionó anticiparme a las cosas. Fui más consciente de mis sensaciones, de mis acciones y de mis pensamientos. No dejé de tener en vista mi objetivo de mantenerme imperturbable ante la situación y, aunque no es fácil, pude ver que es factible y eso me generó gusto y determinación. ¿Quién fui durante la experiencia, podría decir que alguien más maduro, pero lo dejaré en alquien que, durante esa experiencia, fue más consciente de lo que está bajo mi influencia y lo que no, para enfocarme en lo que yo sí puedo controlar que es mi mente y mis acciones. Hoy volví a practicar, primero con la mamá de un paciente adolescente y luego con el adolescente. Ya había estado en contacto con ellos hace meses y me volvió a buscar la mamá del chico. La relación con ambos había sido conflictiva por varios motivos. Cuando la mamá volvió ha tener conductas de las que me molestaban en la primera ocasión que los traté, me detuve para tratar de reconocer lo instrumental de lo moral. Decidí no engancharme y ser firme en mis condiciones para trabajar con el hijo cuando ella empezó a querer manipular la situación. Cuando se dio cuenta de que yo me mantenía firme y le dije que si no aceptaba mis normas y condiciones no vería al muchacho, su actitud cambió radicalmente. Esta tarde acabo de ver al chico y le hablé de lo que estoy aprendiendo en este curso y lo aplicamos a su experiencia. Él se mostró más interesado que nunca (siempre había cuestionado lo que yo le decía, ahora lo que hizo fue interesarse y hacerme preguntas concretas de como conseguir esto y aquello). Fue una experiencia muy bonita y reconfortante. Logré dejar de lado mis prejuicios y dar la oportunidad de que las cosas se dieran como se tenían que dar ahora, sabiendo que ahora estaba yo más consciente de mantenerme en una posición, de tener claro mi función o lo que podía dar o no dar… de todo ese mundo que representa los objetivos indtrumentales y los objetivos morales. Mantener la atención plena en lo que sí dependía de mí fue un antes y un después y el resultado fue muy agradable, muy satisfactorio. El chico me dijo que, aunque seguía ante el dilema de la difícil decisión que tenía que tomar, se sentía más claro después de hablar conmigo. Lo más fuerte que te puedo decir Gabriel es que, antes no lo toleraba porque siempre me cuestionaba y se mostraba a la defensiva sin aceptar nada de lo que yo dijera y ahora logramos una relación bastante respetuosa y constructiva. Muchas gracias por lo que nos compartes.

    #13241
    Gabriel Schutz
    Superadministrador

    ¡Qué maravilla, Luis! Me alegra mucho leer tu texto, gracias por compartirme todo esto. Es genial que ya desde esta primera semana la práctica te esté resultando tan claramente útil y que puedas compartirla y proyectarla en otros. De eso se trata. Más adelante, hacia la última semana del curso, se hace énfasis, precisamente, en el aspecto comunitario de todo esto.

    Veo que la distinción instrumental/moral te resulta elocuente. Buenísimo. Uno tiene que tomar aquellos conceptos, distinciones, metáforas que le funcionan a uno e incorporarlas a la vida práctica. Buenísimo tu trabajo, me deja muy contento.

    Ahora es muy importante ser constante, mantener la práctica fuerte durante un tiempo prudencial, para que se vuelva un hábito (una “segunda naturaleza”, diría Aristóteles).

Viendo 4 entradas - de la 1 a la 4 (de un total de 4)

Debes estar registrado para responder a este debate. Login here