fbpx
Viendo 3 entradas - de la 1 a la 3 (de un total de 3)
  • Autor
    Entradas
  • #15972

    La vida es un instante, un momento, una brisa que me permite respirar, aceptar y ser agradecida por todo lo experimentado, desde que fui un embrión alimentado de toda la energía materna.
    Hoy decido abrazar cada célula de mi vida, abrazo dulcemente por la espalda a mi pareja, al hombre que le da calor y tonalidad a una parte de mi, al que me escucha todo hasta cuando estoy en silencio.
    Me levanto súper temprano, aún no despunta el día, me voy a mi cerro en la aurora que me acompaña a la montaña más bella que tiene mi ciudad, ese pulmón que nos alimenta de aire, energía de cuarzo y fuerza de empuje. Subir el cerro me da energía, lo camino a oscura, con la luz de la luna que ya empieza a menguar, la miro y me doy ese baño de luna, para conectar con todo lo femenino que me brinda. Sigo subiendo, me encanta el frio que respiro, el olor de la montaña que puedo saborear por sus distintos sabores y matices. Escucho el sonido del silencio que me encanta, al igual que los distintos cantos de pájaros y los grillos. Las pisadas de compañeros que van delante o detrás de mí, disfruto cada instante de estar en la naturaleza y saber que regreso a ella. Me imagino mis cenizas sembradas en el cerro…

    Poco a poco las estrellas se van y le dan paso al gran celeste “el sol” para que empiece a dar sus pequeñas pinceladas en el cielo, la luna sigue ahí acompañando el viaje, mis pisadas en la tierra, que me recuerda mis raíces.

    Llego a casa de mi mamá le doy un beso, le pido la bendición, desayuno con ella escuchando la energía vital de mis pequeños sobrinos, que ya están yendo a su preescolar con esa sonrisa pícara de asombro y curiosidad. Saboreó el más rico café, impregnándome de su aroma, su amargo y dulce sabor, que me acompaña a otra dimensión, a un dormir que no sé cómo será.
    No hay expectativas. Solo saborear el presente, mirar con placidez los momentos que viví, todo lo que aprendí y compartí con otros.

    Gracias Profe, me encanto el ejrecicio.

    #15974
    Gabriel Schutz
    Superadministrador

    A ti gracias, Rosalinda, por este texto tan hermoso, en el que se respira ese demorarse en el instante y paladearlo, esa “intimidad con todo” (como dijo Eihei Dogen, un gran maestro zen) y la sensación de que el simple hecho de estar viva es asombroso, una gracia, un don, desde tu esposo hasta la luna, desde el cerro y el despuntar del sol, hasta tu madre y tus sobrinos.

    El asunto es mantener esta disposición de aprecio del tiempo, de encantamiento del mundo, de gratitud ilimitada, más allá del ejercicio. Es muy importante hacerlo constantemente, día con día, de modo de ir incorporando la persectiva que da esto, a fin de que se vuelva cada vez más natural.

    Bravo por estas bellas palabras.

    Sigo por aquí.

    #15976

    Gracias Gabriel, por tan cálida respuesta.

    He disfrutado mucho el curso, y los ejercicios permiten conectar con la teoría de una manera practica y sencilla.

    Un abrazo

Viendo 3 entradas - de la 1 a la 3 (de un total de 3)

Debes estar registrado para responder a este debate. Login here