fbpx
Viendo 2 entradas - de la 1 a la 2 (de un total de 2)
  • Autor
    Entradas
  • #15534

    Una ruptura familiar sucede en un instante, han pasado once años y el saldo es rencor, arrepentimiento y desconsuelo, al menos esas son las palabras de Artemisa, quien me contó esta historia.
    Llevábamos un año rentando una casa a mi tío, que se ubicaba en la calle donde vive casi toda mi familia, ya sabes, está la casa de mi mamá, luego la de mi tía Vange, la casa de mi tío que rentaba y en seguida la casa de mi tío. Debo confesar que, aunque parezca que para mí era un lugar soñado, no lo era, pues conociendo a Claudio algo me decía que abría problemas y mi intuición no me engañó. En realidad, no solo era la intuición quien hablaba, las razones de irnos ahí decían todo. Claudio tenía la idea de emprender un negocio y le pareció muy buena idea alquilar la casa para que sirviera de fábrica y vivienda pagando una sola renta. A mi me pareció que no era apropiado, pero me convencí de que no tenía nada de malo y que todo estaría muy bien, que sólo sería por un tiempo mientras arrancaba el negocio y luego nos llevaríamos la fábrica a otra parte, pero nada fue así. La realidad fue que el proceso de producción era sucio y peligroso por lo cual mi tío no aceptó de inicio que produjéramos ahí, pero hicimos la instalación sin permiso por consejo de mi papá. Mi tío evidentemente no se sintió cómodo pero aceptó, incluso nos ayudó a que todo funcionara mejor, cuando no estábamos recibía las materias primas y hasta nos hizo una llave especial para abrir los tambores de aceite, todo iba bien con el negocio pero la relación del día a día poco a poco se deterioraba pues Claudio simplemente tiene una forma de resolver y vivir a través del conflicto y pues lo había por el lugar de estacionamiento, por las llaves, por tirar la basura, por el saludo, por todo. Pero un día, uno d los tanque se producción se incendió, no teníamos ningún protocolo de seguridad, yo salí por una cubeta de arena que había afuera de casa mi mamá, pues estaba haciendo unos arreglos, estaban afuera todos porque había pasado el camión de basura, así que discretamente le dije a mi hermano si me ayudaba y él llevó otra cubeta. Cuando entramos con el arena, Claudio estaba paralizado frente al tanque en llamas que ahora eran más altas, pues de había vaciado un cubo de agua, mi hermano aventó arena y se fua apagando, salimos por más pero Claudio salió muy alterado y le dijo a mi tío que se había prendido un tanque, que llamara a los bomberos, mi tío entro espantado, para entonces mi hermano y yo habíamos apagado el fuego. Todo estaba negro ahora y todos asustados. Obviamente después de eso mi tío nos pidió no producir más. Esa tarde hasta entrada la noche, mis hermanos y mi mamá nos ayudaron a lavar y limpiar la casa, cabe señalar que yo tenía siete meses de embazo, por lo cual no podía subirme a limpiar los tanques y más tarde sería factor clave para el gran enojó de Claudio. Los días siguientes comenzamos a buscar donde producir y los pequeños problemas entre Claudio y mi tío se hicieron más grandes, hasta que llegó el día que se venció el año de vivir ahí y nos pidió hablar con él. Fuimos a su casa y tenía preparado un contrato, cuando llegamos todo el trato fue de palabra pues era entre familia, está vez ya estaba impreso y las condiciones eran muy distintas, nos había incrementado la renta un 30% más, nos dijo que estaba prohibido producir y que no teníamos lugar de estacionamiento. Claudio se enojó y comenzó a burlarse y sacarlo de quicio como es su costumbre hacerlo con toda la gente que no hace lo que él quiere, mi tío se enojó muchísimo temblaba del coraje, creo que con razón, pero no se lo dije, pensé que debía apoya a mi marido, quería que esa discusión terminara, faltaba una semana para que naciera el bebé así es que estaba desconcertada, enojada, apenada y al final no supe bien que hacer. Claudio le pidió tres meses para irnos y mi tío le dijo que él no tenía porque tener consideración con nosotros, Claudio se enojó muchísimo y creo que también se desperó y comenzó a ser grosero a tal punto que mi tío nos corrió, se levantó de la mesa y abrió la puerta, me levanté y me salí, detrás Claudio diciendo a mi tío que él no había querido arreglar las cosas, mi tío nos dijo que él no sería el malo de la película y cerró la puerta. Que nunca más estuvo abierta para mí. Salimos y fuimos directo a casa de mi mamá, Claudio le contó todo con lujo de sarcasmo y burlas hacia su hermano, por lo cual mi mamá se enojó, aunque no le contestó nada. De ahí a la fecha rompimos relación con mi tía y su familia, dejé de hablarles para que Claudio no se enojara ni hiciera más problemas en la familia, para que pudiéramos estar tranquilos, hoy después de 11 años murió mi prime, hace dos mi tía y se fueron sin que yo les hablara, aunque no era mi deseo así lo hice y me arrepiento profundamente.
    Por otro lado, varias veces escuché a Claudio decir lo siguiente a varios miembros de la familia de Artemisa: Yo con tu tío no quiero nada es una mala persona, nos corrió estando Artemisa embarazada y le pedí que nos dejara tres meses más para encontrar donde irnos y me mandó a la chingada. Me dijo que no tenía porqué tener consideraciones con nosotros, así que yo no tendré consideraciones con él. La única razón por la que no le he partido su madre es porque me lo pidió la tía Vange, ella es la única de la familia que nos apoyó. El día que nos corrió estaba bien enojado, temblaba de coraje, pero puede decirle sus verdades entre ellas que es un hombre que no tiene palabra, porque había dicho que no habría contrato y lo quería imponer, pero le dije que de honor solo saben los caballeros entonces se ponía todo rojo y temblaba del coraje, hubo un momento en que creí que le daría un infarto o algo, pero no. Me salí de ahí a contarle a mi suegra pensando que entendería y que nos iba apoyar, pero no fue así, nos dijo prácticamente que no era su problema y que le valía madres. No entiendo su reacción si yo siempre he intentado ayudarla con sus problemas de dinero, porque había pedido prestado a unas usureras, pero eso no le importa a la hora de ayudar. Mis cuñados igual se burlaron de mi no sé cómo Artemisa los puede tratar como si nada, pero no importa no los necesito. He trabajado mucho por estar bien y por mis cosas, pero me arrepiento de haber sido tan pusilánime, todo por no causar problemas, pero debí hacer algo todas las veces que se burlaron de mi o cuando le gritaron a mi esposa, pero quise dejarlo en sus manos, pero ella no hizo nada, salvo obligarme a ir a todas las fiestas y reuniones y estarles viendo su cara y aguantando sus groserías, la verdad esperaba más de mi esposa, no supo estar a la altura de las circunstancias pero ya le he dicho que no voy a aguanta ni una grosería más. Tan solo una que me hagan y ahora sí los voy a reventar y con quiera entrar en su defensa puedo, no ha sido por miedo, sino por mi esposa que no les he hecho nada en todo este tiempo.
    Por otra parte, el tío contó lo siguiente a la mamá de Artemisa.
    Hermana vengo a verte porque ayer tuve una discusión con los muchachos, me enojé mucho y me salí de control, fui grosero y no quise darles oportunidad de quedarse unos meses como me pedían, pero quiero pedirte si le dices a Artemisa que pueden tomarse el tiempo que necesiten, me molestó mucho la actitud y las groserías de Claudio, de hecho no solo ayer que hablamos sino de varios meses atrás, porque cuando les renté la casa nunca me dijo que iba a poner la fábrica del gel aquí, me avisó ya que había hecho la instalación y yo acepté por ayudar y porque me dijo que era seguro, sin embargo, ya vez que sucedió el incendio y ni siquiera tenía medidas de seguridad él mismo me llamó y me pidió que hablara a los bomberos. Afortunadamente Artemisa y Mikel apagaron las llamas con la arena de afuera, pero no si hubiera habida arena afuera, habría sido un problema mayor que no tenía porqué suceder. Pero en fin yo lo permití y por eso quería hacer un contrato para que quedara claro lo que se puede y no se puede hacer, porque en el caso del estacionamiento le dije que rentaba con un solo lugar porque yo guardaba dos coches ahí y el me dijo que no había problema, aunque luego se molestaba porque no había lugar para él porque estaba ocupado el patio con sus tambores que por cierto yo hacía el favor de recibir. Se enojaba porque cerraba con llave el portón, pero yo les di sus llaves, cómo voy a saber que no las tienen? Y que entonces si cierro los dejo encerrados, las veces que ocurrió gritaba como loco y pateaba la puerta, la verdad si me enojaba porque la culpa de estar encerrado era suya, por ese tipo de cosas yo quería poner las condiciones por escrito, para evitar problemas futuros, pero se puso muy grosero y me dijo que no tenía palabra y comenzó a burlarse de mi y en mi casa, la verdad no tenía por qué aguantarlo, yo quiero mucho a Artemisa pero su esposo excedió los límites del respeto y la confianza desde hace mucho, así es que le dije que si no le convenía el contrato pues ya podía irse, entonces de inmediato dijo que lo estaba corriendo a él y a mi sobrina embaraza, yo le dije que a él, entonces le dijo a Artemisa, a ver tu que entiendes te está corriendo a ti o no?, porque ya quiere cambiar la historia, si te das cuenta que nos está corriendo a los tres verdad?. Ella lo tomó del brazo y le dijo ya vámonos y se salieron. Por eso te vengo a pedir una disculpa, traté mal a tu hija y quiero que sepa que se puede quedar y que se olvide del contrato.
    La mamá de Artemisa se lo hizo saber, pero Claudio no tomó nada bien la disculpa porque dijo que, si se quería disculpar que fuera a hablar con ellos, pero como era de esperarse era un señor mentiroso y sin valor.

    #15537
    Gabriel Schutz
    Superadministrador

    Qué terrible historia, qué desconsuelo cuando no hay del otro lado una persona con palabra. El texto es interesante porque muestra muy bien las verdades de cada uno, la ceguera de Claudio para reconocer nada y echar toda la responsabilidad del otro lado, la mayor sensibilidad del tío, la ecuanimidad de Artemisa, y, sobre todo, la tragedia de no haber conseguido decir las cosas con claridad y a tiempo. Alguien dijo en el siglo XIX (no recuerdo quién) que la comunicación es un milagro y tu texto lo atestigua por la negativa, exhibiendo cómo la incomunicación es lo más frecuente.

    Me pregunto qué te produjo escribir esto, si pudiste comprender mejor a los actores involucrados que no eran tú (supongo que Artemisa), si el ejercicio te permitió ampliar tu horizonte sobre esta situación.

Viendo 2 entradas - de la 1 a la 2 (de un total de 2)

Debes estar registrado para responder a este debate. Login here