fbpx
Viendo 2 entradas - de la 1 a la 2 (de un total de 2)
  • Autor
    Entradas
  • #15963

    Me enciendo con facilidad.

    En estos días hice un taller sobre las Erinias, y haciendo un ejercicio de introspección que nos mandaron, sentía en Alecto (“la ira implacable”) me ha acompañado en muchas situaciones de mi vida en las que me engancho con facilidad, caigo en cólera, o ira. Mirando en retrospectivas esas circunstancias pienso que tiene en común que me irrito cuando no se cumple una norma o una regla establecida, bien sea en lo social o en mi vida privada. Algo que para mí es obvio racionalmente, para el otro (s) es irrelevante, distinto, o simplemente no lo sabe.

    Desde hace mucho tiempo tengo consciente que todo esto se puede resumir en la palabra “control”, que en ocasiones siento que no lo es, pero el otro lo vive como mandato, o una orden.

    Estoy practicando quedarme con la impresión (stop), sin hacer narrativas, que a la larga me producen angustias y dolor.

    #15967
    Gabriel Schutz
    Superadministrador

    La razón por la que merece la pena detener la impresión es justamente lo que de alguna manera aventuras en tu texto: que el otro no le concede la misma importancia o valor a eso que para ti es una transgresión inadmisible.

    La inferencia espuria que hay aquí, que tu mente hace, de manera inadvertida, es que se trata, precisamente, de una transgresión y que esto supone (i) dolo (intención de dañar) y (ii) injusticia. Bajo esta intepretación, la respuesta que surge es, inevitablemente, la cólera, puesto que se trata de un afecto que implica, de manera forzosa, la creencia de que he sido injusta y dolosamente dañado (esto lo señala Aristóteles en la Retórica, pero es aceptado por los estoicos y en general, por toda la tradición de las emociones que le seguirá; en cualquier caso, puedes tú poner esto a prueba y ver si, cuanto te encolerizas, no abrigas la creencia de fondo de que hay algo injusto y de algún modo “personal” en tu contra).

    El yerro, para los estoicos, estriba en primer lugar en considerar que hay daño (daño moral) y la terapéutica con respecto a la cólera irá en parte por ese lado (hay en esta plataforma un curso completo sobre el manejo de la ira desde la perspectiva del estoicismo y el budismo); en segundo lugar, justamente, la inferencia de que hay dolo, intención y, por último, de que puede haber injusticia. Si la hay, dirá Séneca, el buen juez condena lo reprobable (y lo injusto, si es tal, OBJETIVAMENTE, es reprobable), pero no tiene por qué odiarlo.

    Es importante que leas con detenimiento esto que te escribo sobre el contenido cognitivo de la ira y lo consideres en tu práctica a la hora de detener la impresión.

    Estoy aquí para ti, saludos.

Viendo 2 entradas - de la 1 a la 2 (de un total de 2)

Debes estar registrado para responder a este debate. Login here