fbpx
Viendo 2 entradas - de la 1 a la 2 (de un total de 2)
  • Autor
    Entradas
  • #16026
    Daniel Dalla Via
    Participante

    Mis partes sensibles, susceptibles. Percibir que soy ignorado. Por ejemplo voy mirando para saludar alguien que conozco y esta persona me ignora, mira para otro lado. Me gana el arrebato emocional del momento, siento incomodidad, luego enojo, y por lo general mi respuesta es ignorar también, saludo a los demás, menos a esa persona que me ignora.
    Hace poco volví a tener un accidente participando de un evento de ciclismo mtb, choco frontal con otro que se equivocó de carril, el impacto fue muy fuerte, vengo de dos accidentes anteriores con fracturas, y en este último tuve fractura de muñeca. El hecho que nadie de mi categoría me enviara un solo mensaje preguntándome como estaba, a excepción de una persona que forma parte de la organización, la verdad me genero decepción, enojo. En los remedios contra la ira de Seneca, me ayuda a reflexionar el primer concepto donde habla de PACIENCIA, el paso del tiempo. Aquí me detengo y pienso que tendré la oportunidad de reencontrarme con algunos de mis compañeros de categoría, amablemente, sin perder la calma, de manera ASERTIVA, le expondría mi decepción y enojo por no haber recibido mensaje alguno de aliento, apoyo, animo. Al final y al cabo, se supone que participamos para divertirnos, porque hace bien a la salud, conocemos lugares y personas nuevas, mas allá de lo “competitivo” del momento.
    Me invaden también con facilidad entrar en el terreno de las suspicacias, conjeturas y comparaciones en situaciones donde percibo ser ignorado, algún conocido que no me saluda, habiendo intercambiado mirada.
    El punto 3, siguiendo con el tratamiento de la ira, NADIE ESTA LIBRE DE CULPAS, me ayuda a repensar, que yo también incurro en faltas, en algunas consciente y, en otras sin darme cuenta en el momento.
    La justifica ligada a la ecuanimidad, me ayuda a ser consciente de aquellas situaciones en las cuales me invade el arrebato emocional, iracundo, con la inmediatez de venganza. Allí, es importante detenerse, tomarnos un tiempo, para dar como respuesta la mejor versión de nosotros.
    Gabriel, excelente el curso, el material, videos, tus explicaciones. A corto plazo, me apuntare en otro curso de la página. Abrazo enorme por compartir esta filosofía, con herramientas claves para construir una mejor calidad de vida.

    #16029
    Gabriel Schutz
    Superadministrador

    Daniel, qué alegría leerte otra vez. Muchas gracias por tus comentarios.

    En relación a las situaciones que planteas, creo que las tienes encaminadas. Es clave la idea de no saber, la suspensión del juicio, de las especulaciones, fundamentalmente de aquellas interpretaciones en las que se asocia un suceso o evento con una devaluación personal, como si esto fuera algo evidente: “No me saluda, entonces no me estima” (entonces mi propio valor zozobra). “No se preocupan por mí, entonces no valgo para ellos”. Es tan misterioso, opaco, difícil de adivinar lo que ocurre en otras mentes, en otras vidas… Quizá este no te vio, o te vio, pero no te reconoció, porque iba ensimismado en sus pensamientos y aquel está esperando para verte y darte un abrazo, y preguntarte cómo sigue tu muñeza, porque no le gusta alimentar mensajes en los grupos de whatsapp…

    No sabemos nada.

    Por ejemplo, puedo observar que el hecho de que yo mismo no te haya respondido de inmediato pudo eventualmente haber generado en ti cierta ansiedad, porque me escribiste un correo (un muy lindo correo), como si necesitaras asegurarte de que yo estoy al tanto de tu publicación, etcétera. Considera esa situación, esa posible ansiedad (aquí soy yo quien está interpretando de manera un poco especulativa). ¿Qué hay detrás de ese afán de asegurarte de que yo lea y te responda? Y si no te respondiera en estos días ¿qué te sucedería, qué pensamientos se dispararían? Investiga estas creencias y verás que, sea lo que sea, está relacionado con una enorme avidez de reconocimiento, que te expone y te vulnera. Todos necesitamos ser reconocidos, es natural, pero todos podemos también afirmarnos si no se da el reconocimento o el afecto que esperamos (que no es otra cosa que un deseo que no se cumple).

    Recuerdo a menudo una frase del I Ching, ese maravilloso oráculo chino (taoista) antiquísimo, donde se dice algo así como: “La mejor manera de combatir el mal es un enérgico progreso en dirección del bien”. Es decir, no engancharse en una discusión con lo que perturba, sino afirmarse en lo de uno con toda determinación.

    Te mando un abrazo afectuoso y espero que el otro curso te resulta también provechoso. Estoy para ti (aunque pueda demorarme unos días en responder a veces).

Viendo 2 entradas - de la 1 a la 2 (de un total de 2)

Debes estar registrado para responder a este debate. Login here