fbpx
Viendo 5 entradas - de la 1 a la 5 (de un total de 5)
  • Autor
    Entradas
  • #11432
    Renata
    Participante

    Renacer
    Al despertarse aquel día a la edad de 12 años Daniela se sintió diferente, se vio más bonita frente al espejo y decidió ponerse una falda amarilla que le daba por debajo de las rodillas, una blusa blanca con puntitos de colores y zapatos amarillos. Además, se peinó con una cola de caballo dejando al descubierto todo su rostro. Salió a la calle caminando con mucha alegría sintiendo que el mundo le pertenecía. Al regresar a casa descubrió que era el inicio de la pubertad, pensó entusiasmada que era el comienzo de una nueva etapa.
    Pronto reconoció diversos cambios en su cuerpo y se sintió atractiva y sintió atracción por algunos chicos de su edad. Al ingresar a la Preparatoria a la edad de 14 años conoció a Rodrigo, quien era dos años mayor. Se conocieron una noche afuera de la escuela mientras ella esperaba la llegada de su padre para irse a casa. Esa noche su padre no llegó y Rodrigo, quien la había estado observando detenidamente, se presentó y la acompañó sintiéndose ella protegida. Esa amistad se convirtió en el primer romance de Daniela, quien se enamoró profundamente de él compartiendo todo su ser. Transcurrieron dos años de relación cuando descubrieron un embarazo.
    Rodrigo entusiasmado le ofreció su apoyo, cariño, le dijo que se casarían y juntos decidieron comentarlo a sus familias. Así, se reunieron un sábado por la tarde y al día siguiente Daniela comprendió que Rodrigo había decidido marcharse para siempre.
    Padre de Daniela
    -A lo largo de mi vida he querido proteger a mis hijas. Hoy que una de ellas está embarazada y es menor de edad no permito que se case. En la familia he visto que cuando una pareja joven se casa por un embarazo es poco probable se mantenga la relación. Al ser jóvenes tienen muchos anhelos que desean cumplir y estos se ven frustrados por las responsabilidades a adquirir. Les invito a mantener su relación sin un casamiento de por medio.
    Rodrigo
    -Me retiro de sus vidas. Su padre de manera firme mencionó que no permitiría que se casara conmigo por ser ella menor de edad. Me sentí humillado al lado de mis padres, he crecido con la idea de que cuando una pareja se embaraza, se casa. Así se han hecho las cosas por tradición en mi familia. Lo que yo ofrecí no cumplió sus expectativas. Además, siento temor por las nuevas responsabilidades y por los cambios que se avecinarían. He decidido retirarme y continuar mi camino lejos de ustedes.
    Daniela
    Al escuchar aquellas palabras sintió desfallecer. Recientemente había vivido un mar de emociones: temor al saber de su embarazo, vergüenza al comentarlo a su familia, alegría al sentirse acompañada por Rodrigo hasta un día antes e incertidumbre al cuestionarse qué sería de su vida.
    -Con gran dolor respeto la decisión que Rodrigo ha tomado y decido no buscarle, he comprendido que cada persona dirige el velero de su vida hacia la dirección deseada y yo no sería la ola que desviaría su destino. Una gran tristeza me invade porque me siento abandonada, a escondidas lloro todas las noches tratando de aliviar mi sufrimiento. Me he refugiado en el cariño y atenciones de mi familia y poco a poco voy reconociendo con ternura la vitalidad del ser que en mi interior se ha formado, percibo cada vez más sus movimientos, sus latidos y sus pequeños saltos cuando tiene hipo. Cuando estamos a solas me comunico con él y le transmito mi inmenso cariño. Al momento de nacer descubro que es una niña y siento que una energía va depositando su fuerza en mí, lloro de alegría y decido con mayor entereza continuar mi vivir.

    #11435
    Gabriel Schutz
    Superadministrador

    La situación que elegiste es, por supuesto, tremenda, tiene una carga dramática enorme y, por lo tanto, enormes posibilidades. Encuentro que la introducción está muy bien, escrita con sencillez, claridad, belleza y un cierto candor, como el que podía haber tenido Daniela en sus años de pubertad. No sé si te sentiste limitada por la extensión máxima del texto, pero creo que se puede trabajar un poco la transición entre esta introducción lograda y la escena de la reunión familiar (el ambiente, la tensión en los rostros, los silencios, el entusiasmo de un lado y el nerviosismo del otro, etc.). Yo creo que no anticiparía la posición que va a tomar Rodrigo antes de la escena, sino que la daría cuando le toca hablar, porque eso tiene un efecto sorpresivo.

    Las posiciones de cada personaje están bien, pero me parece que el modo de referirlas es quizá un poco breve y expeditivo, y tienes aquí la posibilidad de profundizar un poco más. Quizá el padre, en su inflexibilidad, puede ir más lejos, manifestar sus miedos, y en particular Rodrigo, el personaje más difícil de comprender (quizá para ti misma), el que ha prometido amor y se ha mostrado entusiasta y valiente, y luego, por así decir, huye, sin dar mayores argumentos… Creo que en particular Rodrigo es el personaje al que habría que trabajar más, el gran enigma en cuya piel es preciso meterse, abundar en sus temores, en su orgullo, en su inmadurez.

    Fuera de esto, creo que el texto está muy bien, la situación es muy interesante y cierra de manera armoniosa. Lo anterior, y en particular lo que toca a Rodrigo, lo menciono aquí porque la escritura tiene el inmenso potencial, casi chamánico, de hacer que uno se meta en la piel de un personaje y, cuando logramos eso con los personajes de nuestra vida, alcanzamos un estado de comprensión (y un estado del corazón) sumamente valioso: la compasión. Si somos capaces de comprender profundamente a los otros, incluso a los que nos dañan, entonces estamos más allá de las heridas, nos elevamos, somos cabalmente humanos. Esto es lo que busca (subrepticiamente) el ejercicio. Creo que lo has rozado, sin duda lo has hecho, pero que puedes ir un poquito más lejos, con Rodrigo y quizá también con el padre (en suma, con los varones de la historia).

    #11436
    Gabriel Schutz
    Superadministrador

    PD. Quizá te conviene en los próximos ejercicios no acogerte al debate que ya está armado, sino armar uno tú misma, para que puedas titular tus textos (titulando el debate): un título es un magnífico ejercicio de síntesis y estaría bien que lo exploraras.

    #11437
    Renata
    Participante

    Abordé a los personajes masculinos de forma superficial sin desentrañar su esencia, tal vez por evadir ciertas sensaciones; es sorprendente que a pesar de los años,27 para ser exactos, persistan algunos sentimientos del ayer. Agradezco la sugerencia de profundizar en ellos para lograr comprender mejor y de esta manera liberar dolores de antaño.

    Gracias infinitas

    #11438
    Gabriel Schutz
    Superadministrador

    A ti gracias, Renata, por la apertura y la confianza. (Observo ahora que ayer te sugerí abrir otro debate para que puedas titular el ejercicio, pero me doy cuenta de que me equivoqué, pues ya tiene título: Renacer. Voy a abrir todo esto en otro debate bajo ese título, para que sea más ordenado).

Viendo 5 entradas - de la 1 a la 5 (de un total de 5)

Debes estar registrado para responder a este debate. Login here