fbpx
Viendo 2 entradas - de la 1 a la 2 (de un total de 2)
  • Autor
    Entradas
  • #12016
    ALBERT
    Participante

    Día 1: Lunes 24 de Febrero 2020.
    Sentí una emoción de miedo, espanto y dolor, cuando mire a Mario y Efraín tirados sin moverse en el terreno del vecino.

    Ambulancias, camillas, curiosos… de ahí al Seguro Social.

    Mario, que alivio siento ahora después de cuatro semanas y de poder estrechar mis manos para saludarlo y ver que esta bien, después de esta caída de más de cuatro metros.

    Realmente ustedes nacieron nuevamente. ¡Qué alivio y qué felicidad tan grande!.

    Día 2: Martes 25 de Febrero 2020.
    A medio día nos visitó el C.P. Carlos Rivas en la oficina. Expresándonos que la empresa en la cual él colaboró 10 años, dio de baja a 80 empleados de un total de 100. Entre ellos también a él.

    Pude ver y sentir en cuanto afectó esto al Contador. Dijo: “Yo pensaba que este empleo me daría la seguridad hasta mi jubilación, ahora estoy buscando de vender seguro y aparte mezcal de Guerrero. No puedo quedarme en casa para ver solamente el techo.”

    Día 3: Miércoles 26 de Febrero del 2020
    1ª FRASE:
    Nos cambiaron la salida de la camioneta Pullman por 40min hasta las 10:22 a.m., me dijo la Lic. Marlene. Señaló con su mano a unos asientos vacíos. Me senté y enfrente de mi vi el respaldo de un hombre que inmediatamente trajo a mi memoria todas las noticias sobre el ex rector de la UAEM, que era él.

    ¿Cómo es posible que mis recuerdos acumularon esta información?
    ¿Qué importancia tiene esto para mí?

    ¡Qué lastima que ahora estoy consciente de esto y no lo puedo borrar!

    2ª FRASE:
    El Sr. José Antonio, chofer que nos traslado de Perisur a Palmas 1005, le pregunte: ¿Desde cuándo maneja este UBER?. Pues Mire, me dijo: Este coche era mi vehículo particular. Pero desde que este gobierno entró me dieron de baja de un banco junto con 100 empleados, por falta de inversiones.

    Por esta situación estoy aquí para ganarme algo para sostener a mi familia.

    ¡Puedo sentir la situación emocional de esta persona!

    3ª FRASE:
    Le recomiendo la sopa de verduras con espagueti, me dijo la vendedora-mesera de Sanborns en Av. Las Palmas, Ciudad de México ¿Usted ya la probó? Si, realmente esta sopa es excelente.

    Me gustó la comunicación tan convincente de esta mujer. Pedí la sopa. Contenía zanahorias, calabacitas, alubias, unas tiras de espinacas y espagueti, el caldo muy bien sazonado con un delicado tinte a jitomate. La disfruté.

    Día 4: Jueves 27 de Febrero del 2020.
    Observo y siento mis piernas, cada uno de los músculos al estirar y doblar de nuevo mis extremidades. Oigo el vibrato de los resorte debajo de mí, al estar acostado en una cama de ejercicios Pilates.

    La voz de la instructora, me animó de ir de un ejercicio a otro. Este ir y venir me relajó, entre a una meditación profunda.

    Día 5: Viernes 28 de Febrero del 2020.
    Esperanza

    #12017
    Gabriel Schutz
    Superadministrador

    Lo que se deja ver de inmediato es a alguien que está atento al entorno, a las situaciones de las otras personas, en disposición de escucha, dentro de un mundo que no alcanzo a ver totalmente claro, pero que parece ser un mundo corporativo (contadores, choferes, licenciados, etc.), es decir, un mundo que, si no es excepcional en su clase, no suele ser el más sensible en materia afectiva. Esto parecen confirmarlo incluso algunas situaciones, como el despido del contador, el ex bancario que ahora maneja un Uber, etc. En budismo se le llama a esto karuna: compasión. Pero la compasión es tramposa y, si uno quiere realmente desarrollar una sensibilidad compasiva debe cuidarse de no caer en afectos que parecen compasión y son exactamente lo contrario. Quisiera abundar en esto, pues creo que puede serte de utilidad.
    La compasión tiene lo que los budistas llaman un “enemigo lejano”, es decir, algo que se puede identificar a lo lejos, fácilmente, como su antítesis. Si la compasión es el deseo de aliviar el sufrimiento, su enemigo lejano es la crueldad, el deseo de causar sufrimiento. Pero también existe, sostienen, un “enemigo cercano”, algo que es antitético y sin embargo está tan cerca de la compasión que se confunde con ella. Es la lástima. En la compasión, no sufrimos con el otro, pero comprendemos profundamente el sufrimiento del otro, porque hemos sufrido, sabemos lo que es sufrir, conocemos las raíces de ese dolor. En este sentido, no estamos en una posición distinta de la persona de la que nos compadecemos, sino que podemos comprender lo que el otro atraviesa, precisamente, porque nos sentimos de alguna manera en su lugar. En la lástima hay, en cambio, un sentimiento de superioridad moral por el otro: “Pobrecito”. La compasión es horizontal, la lástima, vertical.
    Todos los que procuramos estar muy atentos a nuestro entorno e intentamos incluso trabajar para aliviar el sufrimiento de las personas con las que tenemos contacto, estamos expuestos a caer en esta trampa y eventualmente caemos. Nos creemos muy espirituales, muy sensibles, y en realidad sólo estamos alimentando nuestro ego. Por supuesto, no estoy sugiriendo que éste sea el caso aquí, no tengo elementos para hacerlo, pero me parece importante señalarlo, porque es una de esas trampas sutiles en las que caemos todos, y mi papel en estos foro, es, entre otras cosas, cuestionar.
    La compasión es una de esos picos sublimes del espíritu humano, una refinada forma del amor. En budismo es una de las brahmaviharas o “moradas sublimes”, junto con el amor benevolente (metta), la alegría por el bien del otro (mudita) y la ecuanimidad (upekksha). Éste es todo un camino, que puede llevar muy lejos. Tengo la impresión de que te interesa transitarlo o que estás en eso y por eso me ha parecido importante advertir sobre algunos recaudos que hay que tener en consideración. Observa con mucha honestidad si tu compasión es absolutamente pura, si no hay trazas de ego de ninguna especie. Si descubres que las hay, no te condenes por eso, es natural, nos pasa a todos; al contrario, si descubres “impurezas” habrás dado un paso significativo para depurar este sentimiento humano, esta morada sublime, y poder habitar mejor en ella.
    Gracias por tu texto. Estoy aquí para ti.

Viendo 2 entradas - de la 1 a la 2 (de un total de 2)

Debes estar registrado para responder a este debate. Login here