fbpx
Viendo 2 entradas - de la 1 a la 2 (de un total de 2)
  • Autor
    Entradas
  • #15455

    Día 1: Frente a frente, las manos que rodean mi rostro me acercan al olvido de mi impaciencia, entonces me fundo en el calor de un ósculo, de un instante.
    Día 2: 1. Te amo; dos palabras desempolvándose buscan una nueva oportunidad en este nuevo presente.
    2. Anoche miraba al hombre furioso, asqueado de mundo, convertirse en un hombre herido, oculto entre máscaras.
    Día 3: 1. Tiré la moneda al aire.
    2. En el género radican mis posibilidades, mis sueños, mis prejuicios y mi condena ¿Quién decide eso?
    3. Un sopor repleto de abatimiento, calor y frío que recorren el cuerpo en su horizontalidad y el suplicio del privilegio me recuerdan el costo de la existencia, desbloquean la memoria de mi infancia.
    Día 4: Esa noche, sentados juntos al rededor del pan, la mujer madura lanzó una interrogante al aire:
    -¿Hasta qué edad la vida es disfrutable?
    -No hay respuesta para eso- respondió el hijo mayor -si lo que más se disfruta es vivir cada día, aun con sus alegrías y sus infortunios.
    Otro agregó a la conversación:
    -No hallo razón para dejar de disfrutarla y por ende para dejar de vivirla, la viviría eternamente.
    Y entre negativas rotundas a encontrar un límite y enfatizar el goce de la existencia en su bastedad, de momento, la mujer más joven irrumpió en el diálogo con una respuesta que nadie esperaba escuchar:
    -Hasta los 50- sostuvo en una sola exhalación.
    Con asombro, el hermano mayor pidió una rápida justificación para tan osada respuesta, a lo que ella accedió:
    -Mis razones sólo son entendidas por quienes disfrutan la vida misma- Entonces procedieron a repartir el pan.
    Día 5: Azul

    #15457
    Gabriel Schutz
    Superadministrador

    El relato del día 4 me parece maravilloso y no puedo decir exactamente por qué, lo que quizá lo vuelve aún más interesante. Por supuesto, desde una perspectiva aburridamente lógica, todo está descaminado: lo que hace amable y gozosa la vida no es primordialmente la edad, sino otros factores, como la salud, la sabiduría, etc. Pero esto pasa desapercibido en un primer momento, quizá por los prejuicios que tenemos en relación a la juventud y la vejez. Es decir, hay como una lógica interna de dar por sentada una premisa que se sigue de manera verosímil a través de variaciones y ese cierre, contundente y dogmático, deja sin aliento. Es excelente. Bravo.

    ¿Realmente es así, tus posibilidades radican en el género? Es indudable que el género, o mejor, que la mujer, ha sido persistentemente negada a lo largo de la historia y, en este sentido, desde luego que hay una marca de género, marca que en estos tiempos, felizmente, comienza a ser desmontada. Pero aun con esto, ¿es el género, el ser mujer, lo que determina tus sueños y posibilidades últimas? Supongo que depende de qué posibilidades estés considerando. Personalmente, pienso que es un error lamentable creer que todo debe ser visto bajo la óptica del género, como se ha vuelto habitual. ¿No hay nada más allá del género? ¿El género es la quintaesencia última? Y la especie ¿dejó der ser un asunto? Porque el género es género de una especie, ¿no es así? Si todo lo miramos desde el género, parece que tú, mujer, y yo, hombre, estamos fatalmente separados por esta distinción y siempre estaremos enfatizando las diferencias, precisamente, de género. Y esto puede tener y tiene, de hecho, enorme sentido en muchos ámbitos, porque permite visibilizar diferencias, pongamos, de oportunidades en el mercado laboral, diferencias en cuanto a la seguridad, etc. Esto, reitero, es muy importante. Pero las posibilidades últimas, ¿las determina el género? ¿O son posibilidades humanas, esto es, de la especie en cuanto tal? ¿No es el amor una posibilidad humana en general? ¿No es el sufrimiento elemental de ser mortales, de envejecer, de ser susceptibles a la enfermedad, de ver nuestos deseos frustrados, una condición humana en general? ¿No tenemos todo esto en COMÚN? ¿Y no radican en estas condiciones básicas de la existencia nuestros sueños y posibilidades más profundos? Insisto en que no estoy queriendo negar la importancia de todo lo que está siendo discutido, sólo cuestiono si, a la hora de pensarte y pensarte en términos de sueños, posibilidades, prejuicios y condena, el género (si es que entiendo bien lo que quieres decir) es el lugar último.

    Más allá de lo anterior, celebro todo el texto, el Te amo desempolvándose para abrir nuevos horizontes, los besos que aquietan la impaciencia, la moneda en el aire y tu escritura, sofisticada y aguda.

Viendo 2 entradas - de la 1 a la 2 (de un total de 2)

Debes estar registrado para responder a este debate. Login here