fbpx
Viendo 2 entradas - de la 1 a la 2 (de un total de 2)
  • Autor
    Entradas
  • #11477
    Lorena Luque
    Participante

    Día 1. Alcanzar nuevas metas me enorgullece y me proporciona satisfacción.
    Día 2. El dolor físico afecta tu desempeño y no permite disfrutar el día plenamente.
    Día 3. 1 De viaje momentáneo al pasado y continuando con lo mejor de mi presente.
    Día 3. 2 Una tarde divertida, disfrutando su compañía.
    Día 3. 3 Prisas y prisas, deseando agregar más horas a los días.
    Día 4. Tu esfuerzo y pensamientos enfocados a logra un objetivo hacen que lo visualices posible y lo cumplas. Somos más poderosos de lo que creemos, solo basta con desearlo, esforzarnos y concretarlo.
    Día 5. Satisfacción.

    #11482
    Gabriel Schutz
    Superadministrador

    ¡Qué bueno que ya estés comenzando, Lorena! Bienvenida.

    Mi papel aquí es acompañar tu proceso de observación, invitándote a ver cosas que dejan traslucir tus palabras y, eventualmente, señalando posibilidades inexploradas. Por supuesto, no me compete juzgar, aplaudir, reprobar, nada de eso: no es el propósito aquí.

    Lo que dejan ver tus líneas, al menos para mí, es que tu percepción de los días (de tu propia vida) tiene mucho que ver con productividad, rendimiento, desempeño, resultados, logros, objetivos. Salvo el día 3, que introduce otros aspectos (el pasado y la diversión), en todos los casos se destaca precisamente eso: alcanzar metas, desempeño afectado, prisa, lograr objetivos (esfuerzo) y la palabra “satisfacción” al final, que me remite al día uno, donde se menciona ligada a logros.

    Curiosamente, el día 3, el único que rompe con esta lógica, introduce los otros dos tiempo: no ya el futuro del logro a alcanzar o no, sino el pasado y el presente. Pero luego sobreviene la prisa, que es una forma de avidez, avidez de más tiempo, no sé aquí si para la consecución de más logros o no. Y quizá una pregunta, ante este panorama, es qué hay de todo lo demás, de todo aquello que no supone alcanzar metas ni se mide en términos de desempeño, rendimiento o “performance”, ni implica esfuerzo, voluntad tenaz, etcétera. Porque, curiosamente, muchas de las cosas más importantes de la vida no entran en la lógica de la productividad. El amor no entra en esa lógica. La amistad no entra en esta lógica. La creatividad tampoco (aun cuando haya resultados creativos, para que haya una creatividad pura, uno debe estar totalmente inmerso en el proceso mucho más que en perseguir un objetivo productivo). Todos los placeres sensuales escapan de esta lógica y basta para verlo con el ejemplo del comer: cuando uno come con prisa, porque debe hacerlo para regresar a las ocupaciones laborales, la experiencia es una; cuando, en cambio, se come sin prisa, tomándose un tiempo para degustar, la experiencia es completamente otra, el placer infinitamente mayor. Por lo tanto, quizá una pregunta es ¿dónde está todo eso otro?

    Por aquí estoy, si quieres dialogar sobre ello.

Viendo 2 entradas - de la 1 a la 2 (de un total de 2)

Debes estar registrado para responder a este debate. Login here