Bienvenido/a

Para acceder a la clase, por favor introduzca su correo electrónico.

¿Ya estás registrado? Ingresa aquí

Lo que sigue no es una clase diseñada para fines promocionales, sino una de las 32 lecciones que efectivamente componen el curso. Esta lección pertenece a la segunda semana.

ANTES HEMOS VISTO…

En la primera semana hemos visto cómo todas las perturbaciones, desde nuestros temores e irritaciones, hasta la avidez o los estados aflictivos, surgen de una interpretación errónea ante lo que se nos presenta. El error estriba en identificar como bienes o males males propios, aquellas cosas que no está en nuestro poder determinar por completo y que, por lo tanto, no son nuestra propiedad. Toda perturbación se origina en apropiarse de lo que, por naturaleza, es impropio. Ver ejemplos.

La otra cara de esto es no apropiarse de lo único que efectivamente es nuestra propia propiedad y depende totalmente de nosotros: el uso que hacemos de nuestros estados mentales. La segunda semana inicia con la comprensión de qué es lo que sucede en la mente desde el momento en que algo se nos aparece a los sentidos hasta que se produce una respuesta. Hemos visto que, en este proceso, hay una operación mental, a menudo inconsciente (automática), llamada «asentimiento», que es la que determina si nuestro estado mental —lo que los estoicos llamaban impresión o representación— será perturbador o no. Previo a esta lección, también hemos hecho un reconocimiento exhaustivo de aquellas impresiones a las que somos más susceptibles. Lo que sigue es un primer ejercicio práctico con vistas a desarrollar estados mentales perfectamente lúcidos y, por lo tanto, libres de perturbación. A este primer ejercicio se le llama «detener la impresión».

DETENER LA IMPRESIÓN

El Dr. Gabriel Schutz te guiará a lo largo del curso, no sólo a través de los videos, sino leyendo tus ejercicios semanales y comentándotelos en detalle, para que tengas un proceso personalizado, contenido y profundo.

Para ver los textos y las tareas sugeridas de esta lección, haz click aquí.

¿QUÉ SIGUE?

Si pudiéramos percibir las cosas tal como son, sin proyectar sobre ellas nuestra sombra, nuestros condicionamientos, nuestra carga histórica; si fuésemos capaces de dejar que las cosas se manifestaran libres de nuestros prejuicios y mantuviéramos ante ellas una perspectiva perfectamente lúcida, no sólo tendríamos una experiencia definitivamente más serena de la vida, sino que accederíamos a una mirada infinitamente más rica y gozosa. En lugar de percibir una y otra vez nuestros viejos patrones, y ver siempre lo mismo (o de la misma manera), permitiríamos que los fenómenos se manifestaran cada vez en su inagotable singularidad. ¿Cómo alcanzar esta mirada perfectamente lúcida, que redunda en una perfecta paz interior? Los estoicos le llamaban a esto impresiones catalépticas (del griego katalapesis: asir), es decir, impresiones capaces de asir lo real tal como es. La lección que sigue detalla en qué consiste una impresión cataléptica y cómo ejercitarse para estar cada vez más cerca de esta clase de estados.

LECCIÓN SIGUIENTE

PLAN DE ESTUDIOS

Introducción

¿En qué sentido hay que entender el ideal estoico de la «imperturbabilidad del alma» (ataraxia en griego)? Veremos cómo esto no tiene nada que ver con una insensibilidad, sino que, al contrario, poder estar libre de perturbaciones internas supone una sensibilidad ética y estética mayor. Para constatarlo, haremos un breve experimento de mindfulness (atención plena).

 

1 | Lo que depende de mí y lo que no depende de mí

Desde nuestros mayores sueños hasta nuestras decisiones más nimias, nuestra vida se rige por valores. Perseguimos lo que juzgamos un bien y evitamos lo que juzgamos un mal. Pero ¿cuál es el criterio que asumimos para asignar valor? Considerar valioso o disvalioso aquello que está más allá de nuestros poderes nos condena a sufrir. En esta unidad veremos por qué y cómo evitar esto.

 

2 | Lo que depende de mí: el uso de las representaciones

Dado que lo único que depende totalmente de nosotros es el uso que hacemos de nuestra mente, en esta unidad aprenderemos a comprender cómo se originan los estados mentales en general y cómo se producen aquellos que aparejan perturbaciones, para evitarlos de raíz, y desarrollar, en cambio, estados de mayor calidad, caracterizados por ser lúcidos, ecuánimes, estables y serenos.

3 | Impermanencia y transformación: las pérdidas y la muerte

Los estoicos fueron, entre otras cosas, grandes tanatólogos. Si de lo que se trata es de tener representaciones lúcidas de lo que se nos muestra, la filosofía estoica enseña a concebir la muerte bajo la mirada más amplia de la ley del cambio o impermanencia. Una concepción lúcida de la muerte, lejos de conducir a una melancolía fúnebre, trae aparejado un mayor aprecio del tiempo y la vida.

 

4 | De la ética a la política: las acciones comunitarias

Contra lo que podría parecer, los estoicos estuvieron decididamente volcados al bien común. La concepción estoica del ser humano advierte que hay, en cada uno de nosotros, un principio cósmico (logos) que nos hermana con todos los demás, por encima de nuestras convenciones y nuestras fronteras geográficas. Desarrollar y ejercitar una conciencia comunitaria es parte fundamental de esta escuela. «Lo que no beneficia a la colmena, no beneficia a la abeja», escribe el filósofo estoico Marco Aurelio, que resultó ser también el emperador de Roma.

QUIENES TOMARON ESTE TALLER DICEN…

PARA TOMAR EL CURSO COMPLETO, INSCRÍBETE AQUÍ:

prueba

FILOSOFÍA ESTOICA APLICADA

FUNDAMENTOS Y PRÁCTICAS BÁSICAS